psique
María Jesús Soriano Soriano
Psicóloga Clínica - Psicoterapeuta
castellano | català
  • Mª Jesús Soriano Soriano
  • Psicóloga clínica Col. nº 778
  • Sant Antoni Mª Claret, 39
  • 2/1 esc A - 08025 BARCELONA
  • Tel. 93.459.44.61
  • info@majeso.es
Salud mental. Conflicto. Psicoterapia.

La Organización Mundial de la Salud definió en 1948 la salud como el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. En la actualidad se ha revisado esa definición, coincidiendo diferentes autores en que los conceptos de salud y enfermedad deberían definirse de forma separada. 
F. Peter subraya un modelo alternativo que describe la salud como libertad, haciendo énfasis en la necesidad de potenciar la capacidad de decisión personal, el empoderamiento de los individuos, el acceso a los recursos para tener unas vidas más saludables, más que dar información o medicaciones para combatir riesgos que podrían cambiar modificando hábitos de vida.

Para Carmen Valls, encontrarse bien "es encontrarse con uno mismo o con una misma, y la práctica de este encuentro es seguramente más fácil cuanto más holístico sea el acercamiento hacia el propio cuerpo, lleno de potenciales de salud y rodeado de riesgos para enfrentar".
Todo ello nos haría valorar la salud integral de las personas como el reconocimiento de que no sólo es el cuerpo el que enferma o está sano, sino que en la salud intervienen las tres esferas: biológica, social y psíquica.

Sara Velasco describe el modelo biopsicosocial como “el que permite atender a los factores biológicos (los que proceden del sexo), los sociales (los debidos a modelos y roles de género) y a los factores subjetivos o de experiencia vivida (las actitudes y comportamientos individuales relacionados con la identidad femenina y masculina), todos ellos asociados al proceso de enfermar.”

Algunas de las condiciones que plantea Sara Velasco del modelo biopsicosocial :

  • “Atención centrada en el o la paciente. La relación asistencial centrada en el/ la paciente, es de sujeto a sujeto. El centro de gravedad recae sobre la capacidad del profesional sobre su capacidad de escucha de aspectos biopsicosociales y su capacidad para crear las condiciones de encuentro en las que la persona pueda expresar sus experiencias que son la fuente de información, ya que es el sujeto el que tiene el saber sobre lo que le ocurre.”
  • “Escucha biopsicosocial. Escuchar a la persona para saber qué le pasa y cómo lo experimenta. Los procesos que le ocurren al sujeto sólo se pueden conocer escuchándolos.”

“Inclusión de los determinantes de género. Los modelos de género son representaciones sociales que proponen los ideales sobre cómo llegar a ser hombre o una mujer en una sociedad determinada. Estos ideales son interiorizados por las personas. La suma de los modelos sociales e ideales subjetivos de género interviene modelando las actitudes y formas de vivir que, en consecuencia, influyen también en las formas de enfermar, consultar y morir.” Velasco Arias, Sara. Sexos, género y salud. Teorías y métodos para la práctica clínica y programas de salud. Edit. Minerva ediciones S.L. 2009. Velasco Arias, Sara. Atención biopsicosocial al malestar de las mujeres. Intervención en atención primaria de salud. Edit. Instituto de la mujer.Ministerio General de política de igualdad - 2006

Pichón-Rivière relaciona la salud mental con la capacidad de un sujeto de aprehender la realidad desde esa perspectiva integradora, en sucesivas tentativas de totalización, con capacidad para transformarla modificándose, a su vez, él/ella misma. Según este autor, el sujeto es sano en la medida en que mantiene un interjuego dialéctico en el medio y no una relación pasiva, rígida y estereotipada. La salud mental consiste, según esta perspectiva, en un aprendizaje de la realidad a través del enfrenamiento, manejo y solución integradora de los conflictos.

Para este mismo autor, el conflicto es consustancial con la vida misma. Lo ideal no es la ausencia de los conflictos porque ellos constituyen la contradicción en la unidad de la conducta y, por tanto, su fermento dialéctico de cambio y transformación. Lo que importa es el destino de los conflictos y la posibilidad de resolverlos. Una técnica para resolver estos conflictos es la psicoterapia que la describe como un proceso de aprendizaje, desde donde se crea una dimensión subjetiva en la cual el/la paciente se encuentra con un personaje al que debe enfrentarse y con el que debe aprehender a conectarse y dialogar.

¿QUÉ ES LA PSICOTERAPIA?

Es un tratamiento psicológico que se desarrolla entre un/a profesional especialista y una persona que precisa ayuda a causa de sus conflictos y dificultades emocionales, y se lleva a cabo de acuerdo a una metodología sistematizada y basada en determinados fundamentos teóricos y tiene como finalidad eliminar o disminuir el sufrimiento y los trastornos del comportamiento derivados de tales alteraciones, a través de la relación interpersonal entre el/la terapeuta y el/la paciente.

Es una técnica apropiada para sujetos que voluntariamente desean mejorar su estado psíquico y su funcionamiento mental, ya sea para verse libres de síntomas y molestias tales como: Ansiedad y trastornos asociados, ataques de angustia (taquicardia, opresión torácica, temblor, ansiedad generalizada), estrés, miedos y fobias (claustrofobia, agorafobia), obsesiones y compulsiones(pensamientos y/o actos repetitivos), trastornos psicosomáticos (vértigos, cefaleas, enuresis...), depresiones y trastornos asociados con el estado del ánimo (depresión, dificultades de pérdida -duelo, muerte de allegados, familia...-, dificultades de separación -pareja, cambios de trabajo, país...), problemas de personalidad y/o relación (baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, dependencias, falta de habilidades sociales, hostilidad, suspicacia, dificultad en el manejo de la agresividad, inestabilidad emocional, inhibiciones, insatisfacción general), trastornos de la alimentación ( anorexia, bulimia y obesidad), dificultades de comunicación (aislamiento, incomunicación), dificultades en los estudios (apatía, desorientación, dificultades en la elección), dificultades de identidad y sexualidad (crisis de identidad, desorientación en relación al sexo), problemas sexuales , problemas de pareja y/o familiares (violencia en la relación, enfrentamiento de separación, celos y/o infidelidades, dificultades de comunicación, dificultades de relación entre hermanos, padres-hijos/as …)

También será de utilidad para lograr un mayor aprovechamiento de sus aptitudes y posibilidades de acuerdo con las circunstancias en las que se encuentran. Pero ello, siempre y cuando este deseo parta del supuesto de que son sus propios conflictos quienes causan las molestias y sufrimientos que les oprimen y que, a la vez, impiden el adecuado desenvolvimiento de su personalidad y el progreso de sus capacidades.

María Jesús Soriano Soriano
Tel. 93.459.44.61